Páginas vistas en total

domingo, 19 de agosto de 2012

Una puerta azul

Si en una entrada anterior os enseñé mi ventana azul, aquí os muestro la puerta, que como no podía ser de otra manera, también la he pintado de azul, así como dos grandes macetones de plástico, una maceta de zinc........qué será lo siguiente??. No hubiera imaginado que un bote de pintura cundiera tanto!!!

No recuerdo, si en alguna ocasión os he comentado que siempre he sentido un algo especial por los jardines secretos.
La imagen misteriosa, de una puerta semi oculta por la vegetación, llevaba tiempo rondando por mi cabeza, pero no encontraba el lugar adecuado para situarla sin que pareciera demasiado artificial, que desgraciadamente es como se ve de momento, y se verá, por lo menos hasta la próxima primavera, que será cuando ponga las trepadoras que espero la cubran con rapidez.

No tengo muy claro qué tipo de trepadora voy a poner, de momento, lo que más me atrae es una combinación de parra virgen con algún rosal trepador, de floración en rosa pastel y que tenga aroma, aunque estoy abierta a cualquier sugerencia que podáis hacer los que visitáis mi blog.

Os cuento todo esto, para que cuando la miréis, no la veáis como se ve, sino como yo la veo.










Este es uno de los macetones que os comentaba

Antes
Después



Así es como ha quedado la maceta de zinc una vez pintada.

Y una pequeña mesa auxiliar, donde coloco mi tetera-cenicero.


Os gusta cómo ha quedado la tetera-cenicero??

miércoles, 1 de agosto de 2012

Una ventana azul

La descubrí dando un paseo por el barrio donde vivo. Cuando la vi abandonada en la leñera de mi vecino, me dije,.........esa es la ventana de mis sueños. Tengo que conseguirla!!!.
La verdad es que no me resultó nada difícil hacerme con ella, solo tuve que pedírsela, pero era tanto el miedo que tenía, a que me dijera que no quería desprenderse de ella, que tardé más de 15 días en decidirme a dar el paso.
No veáis la alegría, cuando me dijo que me la podía llevar. No tardé nada en ir en busca de mi marido, coger la carretilla y llevármela para casa.
Soñé tanto con ella, que ya tenía reservado el lugar donde la colocaría. No tardamos nada, ya que como podéis ver, es como si la hubiéramos hecho a medida, encajaba perfectamente en el hueco donde tantas veces la había visualizado en mi mente.









En mis sueños la imaginaba pintada de azul, y así es como la pinté utilizando la técnica de la vela, que le aporta un aspecto desgastado.










Como los cristales estaban rotos, pensé sustituirlos por espejos, de forma que se reflejara la vegetación, pero como todavía las plantas no son lo suficientemente adultas como para ello, decidí cubrirla con red de gallinero. Tal vez más adelante le ponga los espejos, ya veremos. De momento, me conformo con las vistas hacia la huerta.

No pensáis que el color del plato de la jardinera desentona con el conjunto??



Problema resuelto, una manita de pintura para el plato. No la veis más bonita?.